El bloque comunista

El otro bloque ideológico era el socialista, llamado también socialismo real o comunismo. Estaba formado por la URSS y por numerosos países de la Europa del Este. Era un sistema económico basado en la planificación y control del Estado, la desaparición de la propiedad privada y del merado, y en el férreo control de la sociedad.

El Plan Marshall y la respuesta soviética

En 1947 la tensión entre los bloques derivó en una ruptura anunciada. El secretario de Estado americano George Marshall  presentó un programa de asistencia a los países europeos que se sentían condicionados por el avance ideológico del comunismo. Conocido bajo el nombre de “Plan Marshall”, esta alternativa ofrecía una ayuda en forma de créditos y donaciones a los países que previamente expulsaran a los ministros comunistas de los gobiernos de coalición. La mayoría de los países occidentales abrazaron la nueva propuesta y crearon la Organización Europea de Cooperación Económica.

La respuesta soviética: la creación del Kominform

Ante el “Plan Marshall, la respuesta soviética no se hizo esperar. La URSS instó a los partidos comunistas de Europa central a finalizar con los gobiernos de coalición y a sustituirlos, así, por gobiernos comunistas sumisos a Moscú. De este modo, se creó el Kominform, una organización política que dirigiría los destinos de los partidos comunistas de Europa.

El bloqueo de Berlín

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Alemania quedó dividida en cuatro zonas de ocupación militar controlada por soviéticos, estadounidenses, británicos y franceses. Sin embargo, la capital, Berlín se encontraba en territorio soviético. En plena crisis de entendimiento, la URSS cerró las fronteras (es el conocido “bloqueo de Berlín”) y EEUU se vio condicionado a establecer un puente aéreo para abastecer la zona oeste de la ciudad.

La constitución de la RFA y la RDA

Ante la nueva escena política, los vencedores evidenciaron sus diferencias. Unos la expusieron con la creación de una Constitución que daría origen a la República Federal de Alemania (RFA) en mayo de 1949, con capital en Bonn, y otros impulsaron en su zona la creación de la República Democrática Alemana (RDA), en octubre de 1949, con capital en el Berlín oriental.

Alianzas militares en los bloques: la OTAN y el Pacto de Varsovia

Con el propósito de acometer una red de alianzas y pactos con otros países, los EEUU y la URSS rivalizaron en la creación de organizaciones militares de defensa. El 4 de abril de 1949 se creó la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que unía a EEUU, Canadá y la mayoría de los países de Europa occidental en un pacto defensivo contra el comunismo. Sus objetivos principales consistieron en la creación de bases militares estratégicas y una política de rearme constante. Como respuesta, la URSS y los países del Este crearon ese mismo año el COMECON o SEV (en ruso) (Consejo de Asistencia Mutua Económica), una organización económica del bloque socialista, y en 1955, una alianza militar, conocida con el nombre del Pacto de Varsovia, con el fin de garantizar militarmente la seguridad del territorio comunista.

Los años de la coexistencia pacífica: El “deshielo”

Desde los años cincuenta, el clima de tensión dio paso a una etapa de coexistencia pacífica entre los dos grandes bloques políticos. A ello contribuyó un cambio en los equipos dirigentes de ambos países. La muerte de Stalin y el ascenso a la presidencia americana del general Eisenhower hizo más favorable el entendimiento político. Sin embargo, el vuelco más importante lo protagonizó el presidente John F. Kennedy, cuyo programa de gobierno, conocido como la Nueva Frontera, apostó, entre otros aspectos, por una apuesta por la coexistencia pacífica entre ambos bloques. Ya, en 1956, Nikita Kruschev anunció los principios de este nuevo status quo basado en el respeto a la integridad territorial y a la soberanía, así como en la no agresión y en la no injerencia en los asuntos internos.